jueves, 30 de diciembre de 2010

Himnos 101 - 150 IDMJI


101. LA FUENTE SANADORA
1
¡Ved la fuente sanadora,
La que abrió el Salvador!
Cuyas aguas refrescantes
Son de perennal valor.
CORO:.
¡Oh preciosa fuente sanadora!
Para todos fluye libre;
¡Oh preciosa fuente sanadora!
¡Gloria a Dios! me sana a mí.
2
En la fuente que nos sana
He hallado el perdón,
Y lavado toda mancha
De mi pobre corazón.
3
En la fuente que nos sana
Cristo ofrece la salud;
Pues venid, enfermos todos,
Probaréis su gran virtud.
4
Esta fuente que nos sana
Aún hoy día es eficaz;
Ven, sumérgete en ella,
Cree, y sano quedarás.




















102. QUIERO VER MI PATRIA
1
Quiero ver a Jesucristo mi precioso Salvador,
Quiero ver el alto cielo, ver el trono del Señor;
Ver la faz de mi Maestro, quien por mí sufrió la cruz,
Viviré en esa patria de eterno gozo y luz.
CORO:
Quiero ver ...... aquella tierra,
Donde rei ....... na eterno amor,
Quiero estar ... en las moradas
De Jesús ........ mi Salvador.
2
Quiero dar a Jesucristo sin reserva mi amor;
Quiero ser un mensajero conduciendo al pecador
A la cruz de Jesucristo y a la patria celestial,
Do podrá vivir por siempre con el coro angelical.
3
Por la obra redentora de Jesus mi Salvador,
Vivire por las edades do podré gozar su amor,
Por la sangre del Cordero aunque indigno sé que soy,
Con las huestes redimidas loores al Señor yo doy.
























103. VIENE OTRA VEZ
1
Cantan los ángeles con dulce voz,
Canten los hombres con sonora voz;
Cristo vendrá nuestro Rey vencedor,
Cristo vendrá otra vez.
CORO:
¡Viene otra vez, viene otra vez,
En gloria viene al mundo otra vez,
Viene otra vez, viene otra vez,
Él viene pronto a reinar!
2
Ved en la tierra, los aires y el mar
Grandes señales cumpliéndose ya,
Todo indicando que pronto vendrá
Nuestro glorioso Señor.
3
Todos los muertos en Cristo saldrán
De sus sepulcros, y alegres irán,
Para encontrar a su Rey subirán;
Cristo vendrá otra vez.
4
Ven en las nubes, ¡oh buen Salvador!
¡Ven a la tierra, te ruego, Señor!
¡Ven que tu Iglesia te espera, Jesús!
Cristo vendrá otra vez.




















104. CUANDO TE QUIERO MÁS
1
Cuando te quiero cerca tú estás,
Mi buen Jesús, no me dejarás;
Con tu potencia me sostendrás,
Cuando te quiero más.
CORO:
II Cuando te quiero más,II
Cerca tú estás, mi buen Salvador,
Cuando te quiero más.
2
Cuando te quiero listo tú estás,
Y abandonarme nunca podrás
Paz por tristeza siempre me das,
Cuando te quiero más.
3
Cuando te quiero no faltarás,
Hora tras hora tú me guiarás;
Tiernos cuidados tú me darás,
Cuando te quiero más.
4
Cuando te quiero allí tú estás,
Con tu presencia me apoyarás;
Brota tu fuente de gran solaz,
Cuando te quiero más.





















105. ME BUSCA A MÍ
1
El Rey de gloria al cielo dejó,
Pobre, humilde al mundo llegó;
Dolor y muerte de cruz Él sufrió,
Me busca a mí, a mí.
CORO:
II Me busca a mí, a mí,II
Maravilloso es su gran amor;
Me busca a mí, a mí.
2
El Rey de gloria clavado a la cruz,
Así murió para darme la luz;
Esta es la prueba que me ama Jesús;
Muere por mí, por mí.
CORO:
IIMuere por mí, por mí.II
Sufre la muerte amarga en la cruz;
Muere por mí, por mí.
3
El Rey de gloria, el buen Salvador,
Llama al cansado que sigue el error;
Busca al perdido y con ansias de amor,
Me llama a mí, a mí.
CORO:
IIMe llama a mí, a mí.II
Con tierna voz y profundo amor,
Me llama a mí, a mí.
4
El Rey de gloria en gran resplandor,
Al mundo viene con gloria y honor;
Yo volaré de la tierra al Señor:
Viene por mí, por mí.
CORO:
IIViene por mí, por mí.II
¡Oh, en las nubes veré a Jesús!
¡Viene por mí, por mí!












106. LAS BUENAS NUEVAS
1
Ve, ve oh Sión, tu gran destino cumple:
Que Dios es luz, al mundo proclamad,
Que el Hacedor de las naciones quiere
Que nadie muera en densa oscuridad.
CORO:
¡Alegres nuevas al mundo dad!
Nuevas de redención, de amor y libertad
2
Ve cuántos miles yacen todavía
En las oscuras cárceles del mal;
Ignoran que de Cristo la agonía
Fue para darles vida celestial.
3
Es tu deber que salves de la muerte
Las almas por las cuales Él murió;
Sé fiel, si no tendrás que ser culpable
De que se pierda lo que Dios ganó.
4
Ve, di a toda tribu, pueblo y lengua.
Que el Dios en quien vivimos es amor
Que en la tierra ha muerto porque tenga
Todo mortal la vida en el Señor.
5
Tus hijos manda con el gran mensaje
Con tu dinero impulso a ellos da
En oración sustenta fiel sus almas.
Y cuanto gastes Cristo pagará.


















107. FUENTE DE LA VIDA ETERNA
1
Fuente de la vida eterna
Y de toda bendición;
Ensalzar tu gracia tierna
Debe cada corazón;
Tu piedad inagotable,
Abundante en perdonar;
Único ser adorable,
Gloria a ti debemos dar.
2
De los cánticos celestes
Te quisiéramos cantar,
Entonados por las huestes
Que lograste rescatar;
Almas que a buscar viniste,
Porque les tuviste amor;
De ellas te compadeciste
Con tiernísimo favor.
3
Toma nuestros corazones,
Llénalos de tu verdad,
De tu Espíritu los dones,
Y de toda santidad.
Guíanos en obediencia,
Humildad, amor y fe;
Nos ampare tu clemencia;
Salvador, propicio sé.



















108. BAUTÍCESE CADA UNO
1
En las aguas de la muerte
Sumergido fue Jesús,
Mas su amor no fue apagado
Por sus penas en la cruz,
Levantóse de la tumba,
Sus cadenas quebrantó,
Y triunfante y victorioso
A los cielos ascendió.
2
En las aguas del bautismo
Hoy confieso yo mi fe:
Jesucristo me ha salvado
Y en su amor me gozaré.
En las aguas humillantes
A Jesús siguiendo estoy.
Desde ahora para el mundo
Y el pecado muerto soy.
3
Yo que estoy crucificado,
¿Cómo más podré pecar?
Ya que soy resucitado,
Santa vida he de llevar,
Son las aguas del bautismo
Mi señal de salvación,
Y yo quiero consagrarme
Al que obró mi redención.



















109. BIENAVENTURADOS LOS
DE LIMPIO CORAZÓN
1
Bienaventurados son los de limpio corazón,
Que no aman el tesoro de aquí.
De tranquilidad y paz gozan cada día más,
Y del cielo el gozo tienen ya en sí.
CORO:
¡Oh, cantemos aleluya!
Sí, de todo corazón;
Por amor al Salvador, a su nombre dad loor,
Y por siempre cantaremos de su amor.
2
Grande dicha y favor me concede mi Señor,
Por su sangre derramada en la cruz;
Soy guardado siempre fiel por la fe que tengo en Él,
Y me regocijo andando en la luz.
3
Al Señor obedecer y su Espíritu tener,
Es un verdadero cielo en mi ser;
Y por su inmenso amor hacia el pobre pecador,
Cantaré sus alabanzas más allá.
4
¡Cuán perfecta es mi paz!, no anhelo nada más
En el mundo que su luz y su verdad;
Con mi amado Salvador, poseído de su amor,
Estaré contento por la eternidad.



















110. CON VOZ BENIGNA
1
Con voz benigna te llama Jesús,
Invitación de puro amor;
¿Por qué le dejas en vano llamar?
¿Sordo serás, pecador?
CORO:
Hoy te convida, hoy te convida,
Voz bendecida,
Benigna convídate hoy.
2
A los cansados convida Jesús;
Con compasión mira el dolor;
Tráele tu carga, te bendecirá,
Te ayudará, el Señor.
3
Siempre aguardando contempla a Jesús.
¡Tanto esperar!, ¡con tanto amor!
Hasta sus plantas ven, mísero, y trae
Tu tentación, tu dolor.




























111. ÉL CUIDARÁ DE MÍ
1
¿Cómo podré estar triste,
Cómo entre sombras ir;
Cómo sentirme sólo
Y en el dolor vivir
Si Cristo es mi consuelo,
Mi amigo siempre fiel,
IISi aún las aves tienen,
Seguro asilo en Él?II
CORO:
Feliz cantando alegre,
Yo vivo siempre aquí.
Si Él cuida de las aves,
¡Cuidará también de mí!
2
«Nunca te desalientes»,
Oigo al Señor decir,
Y en su Palabra fiado,
Hago al dolor huir.
A Cristo paso a paso
Yo sigo sin cesar,
II Y todas sus bondades
Me da sin limitar.II
3
Siempre que soy tentado
O que en la sombra estoy,
Más cerca de Él camino
Y protegido voy;
Si en mí la fe desmaya
Y caigo en la ansiedad,
II ¡Tan sólo Él me levanta,
Me da seguridad! II














112. NO LO HAY
1
No hay cual Jesús otro fiel amigo,
No lo hay, no lo hay;
Otro que pueda salvar las almas,
No lo hay, no lo hay.
CORO:
Conoce todas nuestras luchas,
Y sólo Él nos sostendrá;
No hay cual Jesús otro fiel amigo,
No lo hay, no lo hay.
2
No hay otro amigo tan santo y digno,
No lo hay, no lo hay;
Pero a la vez es humilde y tierno;
Otro no hay cual Jesús.
3
No hay un instante que nos olvide,
No lo hay, no lo hay;
Ni hay noche oscura que no nos cuide,
No la hay, no la hay.
4
¿Cuándo es infiel el Pastor divino?
Ni una vez, ni una vez;
¿Cuándo rechaza a los pecadores?
Ni una vez, ni una vez.
5
¿Hay otra dádiva como Cristo?
No la hay, no la hay;
Ha prometido Él estar conmigo,
Hasta el fin, hasta el fin.




















113. HAY UN MUNDO FELIZ
MÁS ALLÁ
1
Hay un mundo feliz más allá,
Donde moran los santos en luz,
Tributando eterno loor
Al invicto, glorioso Jesús.
CORO:
II¡En el mundo feliz
Reinaremos con nuestro Señor!II
2
Cantaremos con gozo a Jesús,
Al Cordero que nos rescató;
Y con sangre vertida en la cruz
Los pecados del mundo quitó.
3
Para siempre en el mundo feliz
Con los santos daremos loor
Al invicto glorioso Jesús;
A Jesús, nuestro Rey y Señor.
























114. PECADOR, VEN AL DULCE
JESÚS
1
Pecador, ven al dulce Jesús,
Y feliz para siempre serás:
Si en verdad le quisieres tener,
Al divino Señor hallarás.
CORO:
II Ven a Él, ven a Él,
Que te espera tu buen Salvador.II
2
Si cual hijo que necio pecó
Vas buscando a sus pies compasión,
Tierno Padre en Jesús hallarás,
Y tendrás en sus brazos perdón.
3
Si enfermo te sientes morir,
Él será tu Doctor celestial;
Y hallarás en su sangre también
Medicina que cure tu mal.
4
Ovejuela que huyó del redil,
¡He aquí tu benigno Señor!
Y en los hombros llevada serás
De tan dulce y amante Pastor.





















115. iOH AMOR QUE NO ME
DEJARÁS!
1
¡Oh amor que no me dejarás!
Descansa mi alma siempre en ti;
Es tuya y tú la guardarás,
Y en el océano de tu amor
Más rica al fin será.
2
¡Oh luz que en mi sendero vas,
Mi antorcha débil rindo a ti;
Su luz apaga el corazón,
Seguro de encontrar en ti
Más bello resplandor!
3
¡Oh gozo que a buscarme a mí
Viniste con mortal dolor:
Tras la tormenta el arco vi,
Y ya el mañana, yo lo sé,
Sin lágrimas será!
4
¡Oh cruz que miro sin cesar!
Mi orgullo, gloria y vanidad
Al polvo dejo por hallar
La vida que en su sangre dio
Jesús mi Salvador.




















116. VOZ DE GRATITUD
1
La gloria de Cristo el Señor cantaré,
Pues llena mi vida de gozo y de paz;
Callar los favores que de Él alcancé,
Mi labio no puede jamás.
CORO:
Es todo bondad para mí,
Con Él nada puedo desear;
Pues todos mis altos deseos aquí
Tan sólo Él los puede llenar.
2
En horas de angustia conmigo Él está,
Y puedo escuchar su dulcísima voz,
Que me habla, y su paz inefable me da
La paz infinita de Dios.
3
Si a rudos conflictos me mira que voy,
Me deja hasta el fin a mí solo luchar;
Mas pronto si ve que cediendo ya estoy,
Socorro me viene a prestar.
4
También cuando gozo lo miro llegar,
Y entonces mi dicha la aumenta el Señor;
Ya llena mi copa, la veo rebosar,
Con todos sus dones de amor.




















117. JESÚS ES TODO PARA MÍ
1
Cristo el Señor es para mí
Consuelo, dicha y paz.
En Él tan sólo encuentro yo
Descanso, amor, solaz.
Si en mis tristezas voy a Él
II Hallo un amigo siempre fiel,II
En Jesús.
2
En mis conflictos con el mal
No hay uno cual Jesús
Que pueda darme protección
Sostén, poder y luz.
Yendo conmigo el Salvador
II Ya nada puede el tentador II
Contra mí.
3
Vida de Paz, de gozo y luz
Encuentro en mi Señor.
Herencia eterna que me da
Su incomparable amor.
Nada en el mundo igualará
IIA lo que en Cristo encontraráII
El mortal.
4
Gloria sin fin tributaré
Gozoso a mi Jesús,
Quien vida tal me aseguró
Muriendo en cruenta cruz;
Y por los siglos mi canción
II Ensalzará su salvación,II
Sin igual.


















118. CRISTO, EL REY DE LA
GLORIA
1
Ved al Cristo, Rey de gloria,
Es del mundo el vencedor;
De la guerra vuelve invicto,
Todos démosle loor.
CORO:
Coronadle, santos todos,
Coronadle, Rey de reyes;
Coronadle, santos todos,
Coronad al Salvador.
2
Exaltado, sí, exaltado,
Ricos triunfos trae Jesús;
Entronadle allá en los cielos,
En la refulgente luz.
3
Si los malos se burlaron
Coronando al Salvador,
Hoy los ángeles y santos
Lo proclaman su Señor.
4
Escuchad sus alabanzas,
Que se elevan hacia Él;
Victorioso reina el Cristo,
¡Adorad a Emmanuel!



















119. SANTO ESPÍRITU,
DESCIENDE
1
Santo Espíritu, desciende
A mi pobre corazón;
Llénalo de tu presencia
Y haz en Él tu habitación.
CORO:
¡Llena hoy, llena hoy,
Llena hoy mi corazón!
¡Santo Espíritu, desciende
Y haz en mi tu habitación!
2
De tu gracia puedes darme,
Inundando el corazón;
Ven, que mucho necesito,
Dame hoy tu bendición.
3
Débil soy, oh sí, muy débil,
Y a tus pies postrado estoy,
Esperando que tu gracia
Con poder me llene hoy.
4
Dame paz, consuelo y gozo,
Cúbreme hoy en tu perdón;
Tú confortas y redimes,
Tú das grande salvación.
5
Santo Espíritu, tú eres
Ese prometido don,
Mucho anhelo recibirte,
Dame hoy tu santa unción.
6
Ven, bautízame ahora,
Obediente espero aquí;
Ven a ser mi eterno guía,
Haz tu voluntad en mí.












120. CARA A CARA
1
En presencia estar de Cristo,
Ver su rostro, ¿Qué será?
Cuando al fin en pleno gozo
Mi alma le contemplará.
CORO:
¡Cara a cara espero verle,
Más allá del cielo azul:
Cara a cara en plena gloria
He de ver a mi Jesús!
2
Sólo tras oscuro velo
Hoy lo puedo aquí mirar:
Más ya pronto viene el día
Que su gloria ha de mostrar.
3
¡Cuánto gozo habrá con Cristo
Cuando no haya más dolor;
Cuando cesen los peligros
Y ya estemos en su amor!
4
Cara a cara, ¡cuán glorioso
Ha de ser así vivir,
Ver el rostro de quien quiso
Nuestras almas redimir!




















121. HAY UN LUGAR DO QUIERO
ESTAR
1
Hay un lugar do quiero estar,
Muy cerca de mi Redentor,
Allí podré yo descansar,
Al fiel amparo de su amor.
CORO:
Muy cerca de mi Redentor
Seguro asilo encontraré,
Me guardará del tentador
Y ya de nada temeré.
2
Quitarme el mundo no podrá
La paz que halló mi corazón;
Jesús amante me dará
La más segura protección.
3
Ni dudas ni temor tendré
Estando cerca de Jesús;
Rodeado siempre me veré
Con los fulgores de su luz.























122. LA PALABRA HOY
SEMBRADA
1
La palabra hoy sembrada
Hazla, Cristo, en mí nacer,
Para darle crecimiento
Sólo tienes tú poder.
IIRicos frutos tú nos puedes conceder.II
2
La semilla que tu siervo
Ha sembrado con saber,
No permitas que las aves
Se la vengan a comer.
IIRicos frutos tú nos puedes conceder.II
3
Haz que crezca con tu gracia
Y tu rica bendición;
No la ahoguen las espinas
De congojas y aflicción.
IIRicos frutos tú nos puedes conceder.II
4
Que su efecto muy profundo,
En la mente y corazón,
Llevará consigo al mundo
Que le das la salvación.
IIRicos frutos tú nos puedes conceder.II
5
Sembraremos la palabra,
Con amor y profusión,
Esperando la cosecha
En la célica mansión.
IIRicos frutos tú nos puedes conceder.II















123. MEDITAD
1
Meditad en que hay un hogar,
En la margen del río de luz,
Donde van para siempre a gozar
Los creyentes en Cristo Jesús.
CORO:
Más allá, más allá,
Meditad en que hay un hogar,
Más allá, más allá, más allá,
En la margen del río de luz.
2
Meditad en que amigos tenéis,
De los cuales marchamos en pos,
Y pensad en que al fin los veréis
En el alto palacio de Dios.
CORO:
Más allá, más allá,
Meditad en que amigos tenéis,
Más allá, más allá, más allá,
De los cuales marchamos en pos.
3
En que mora Jesús meditad,
Donde seres que amamos están,
Y a la patria bendita volad,
Sin angustias, temores ni afán.
CORO:
Más allá, más allá,
En que mora Jesús meditad;
Más allá, más allá, más allá,
Donde seres que amamos están.
4
Reunido a los míos seré,
Mi carrera a su fin toca ya;
Y en mi hogar celestial entraré,
Do mi alma reposo tendrá.
CORO:
Más allá, más allá,
Reunido a los míos seré,
Más allá, más allá, más allá,
Mi carrera a su fin toca ya.









124. JESÚS, YO HE PROMETIDO
1
Jesús, yo he prometido
Servirte con amor;
Concédeme tu gracia,
Mi amigo y Salvador.
No temeré la lucha
Si tú a mi lado estás,
Ni perderé el camino
Si tú guiando vas.
2
El mundo está muy cerca
Y abunda en tentación;
Suave es el engaño
Y es necia la pasión;
Ven tú, Jesús, más cerca,
Mostrando tu piedad,
Y escuda al alma mía
De toda iniquidad.
3
Cuando mi mente vague,
Ya incierta, ya veloz,
Concédeme que escuche,
Jesús, tu clara voz.
Anímame si paro,
lnspírame también;
Repréndeme si temo
En todo hacer el bien.
4
Jesús, tú has prometido,
A todo aquel que va
Siguiendo tus pisadas,
Que al cielo llegará;
Sostenme en el camino,
Y al fin, con dulce amor,
Trasládame a tu gloria,
Mi amigo y Salvador.












125. DESPLIEGUE EL
CRISTIANO
1
Despliegue el cristiano su santa bandera
Y muéstrela ufano del mundo a la faz,
¡Soldados valientes!, el triunfo os espera,
Seguid vuestra lucha constante y tenaz.
CORO:
Cristo nos guía, es nuestro Jefe,
Y con nosotros siempre estará;
Nada temamos, Él nos alienta,
Y a la victoria llevarnos podrá.
2
Despliegue el cristiano su santa bandera,
Domine baluartes y almenas a mil;
La Biblia bendita conquiste doquiera,
Y ante ella se incline la turba gentil.
3
Despliegue el cristiano su santa bandera
Y luzca en el frente de audaz torreón,
El monte y la villa, la hermosa pradera,
Contemplen ondeando tan bello pendón.
4
Despliegue el cristiano su santa bandera,
Predique a los pueblos el Libro inmortal;
Presente a los hombres la luz verdadera
Que vierte ese claro, luciente fanal.
5
Despliegue el cristiano su santa bandera,
Y muéstrese bravo batiéndose fiel,
Para Él no habrá fosos, para Él no hay barrera.
Que lucha a su lado el divino Emmanuel.















126. ¡OH CRISTO MÍO!
1
¡Oh! Cristo mío, eres tú mi amigo fiel,
Seguro amparo sólo en ti tendré;
En mis aflicciones, buen Jesús, iré a ti
Y consuelo y dicha me darás, ¡oh, sí!
CORO:
Cristo, ven más cerca;
Paz perfecta en mi alma pon,
Cerca, sí, más cerca, de mi corazón.
2
Cuando en la noche vea yo estrellas mil,
Tu voz hermosa pueda mi alma oír;
Haz que yo medite en tu tierno y dulce amor,
Y que yo te alabe lleno de fervor.
3
Cuando ésta vida tenga yo que abandonar,
CORO:na hermosa tú me ceñirás,
Y con dulce canto tu bondad alabaré
Y en mansión de gloria siempre moraré.
























127. NO TE DÉ TEMOR HABLAR
POR CRISTO
1
¡No te dé temor hablar por Cristo!
Haz que brille en ti su luz;
Al que te salvó confiesa siempre,
Todo debes a Jesús.
CORO:
¡No te dé temor, no te dé temor,
Nunca, nunca, nunca,
Es tu amante Salvador,
Nunca, pues, te dé temor!
2
¡No te dé temor hacer por Cristo
Cuanto de tu parte está!
Obra con amor, con fe y constancia,
Tus trabajos premiará.
3
¡No te dé temor sufrir por Cristo
Los reproches o el dolor!
Sufre con amor tus pruebas todas,
Cual sufrió tu Salvador.
4
¡No te dé temor vivir por Cristo
Esa vida que te da!
Si tan sólo en Él por siempre fiares,
Él con bien te sacará.
5
¡No te dé temor morir por Cristo!
Vía, verdad y vida es Él;
Él te llevará con su ternura
A su célico vergel.















128. MI ESPÍRITU, ALMA Y
CUERPO
1
Mi espíritu, alma y cuerpo,
Mi ser, mi vida entera,
Cual viva, santa ofrenda,
Entrego a ti, mi Dios.
CORO:
Mi todo a Dios consagro,
En Cristo, el vivo altar;
¡Descienda el fuego santo,
Su sello celestial!
2
Soy tuyo, Jesucristo,
Comprado con tu sangre;
Contigo haz que ande
En plena comunión.
3
Espíritu Divino,
Del Padre la promesa;
Sedienta, mi alma anhela
De ti la santa unción.























129. ¡TRABAJAD, TRABAJAD!
1
¡Trabajad! ¡Trabajad! Somos siervos de Dios,
Seguiremos la senda que el Maestro trazó;
Renovando las fuerzas con bienes que da,
El deber que nos toca cumplido será.
CORO:
¡Trabajad! ¡Trabajad!
¡Esperad, y velad!
¡Confiad! ¡Siempre orad!
¡Que el Maestro pronto volverá!
2
¡Trabajad! ¡Trabajad! Hay que dar de comer
Al que pan de la vida quisiere tener;
Hay enfermos que irán a los pies del Señor
Al saber que de balde los sana su amor.
3
¡Trabajad! ¡Trabajad! Fortaleza pedid,
El reinado del mal con valor combatid;
Conducid los cautivos al Libertador
Y decid que de balde redime su amor.
























130. LAS SANTAS ESCRITURAS
1
Padre, tu palabra es
Mi delicia y mi solaz;
Guíe siempre aquí mis pies
Y a mi pecho traiga paz.
CORO:
Es tu ley Señor,
Faro celestial
Que, en perenne resplandor,
Norte y guía da al mortal.
2
Sí, obediente oí tu voz;
En tu gracia fuerza hallé
Y con firme pie y veloz
Por tus sendas caminé.
3
Tu verdad es mi sostén,
Contra duda y tentación,
Y destila calma y bien
Cuando asalta la aflicción.
4
Son tus dichos para mí
Prendas fieles de salud;
Dame, pues, que te oiga a ti
Con filial solicitud.




















131. ¡GLORIA A TI, JESÚS
DIVINO!
1
¡Gloria a ti, Jesús Divino!
¡Gloria a ti por tus bondades!
¡Gloria eterna a tus piedades!
Querido Salvador.
CORO:
¡Gloria, gloria, aleluya!
¡Gloria, gloria, aleluya!
¡Gloria, gloria, aleluya!
A nuestro Salvador.
2
Tú me amaste con ternura,
Y por mí en la cruz moriste,
Con ternura me quisiste,
Querido Salvador.
3
Tengo fe sólo en tu muerte,
Pues con ella me salvaste;
Vida eterna me compraste,
Querido Salvador.
4
Te veremos en el cielo,
A vivir contigo iremos;
Tu presencia gozaremos,
Querido Salvador.
5
Ten valor, valor cristiano,
Cristo es tu mejor amigo,
Él te llevará consigo;
Jesús es tu Señor.















132. CANTA, ¡OH BUEN
CRISTIANO!
1
¡Canta, oh buen cristiano!
Dulce será cantar,
Hace el camino llano,
Libra el pesar.
Canta en las noches tristes,
Canta en el sol y en luz;
El mal así resistes,
Canta de Jesús.
2
¡Canta, oh buen cristiano!
Templa tu corazón;
Alza a tu Soberano
Tu feliz canción.
Siempre está lleno el mundo
De endechas y dolor;
Canta el amor profundo
De tu Salvador.
3
¡Canta, oh buen cristiano!
Dios tu socorro es,
Él sostendrá tu mano
Hasta la vejez.
¿Sabes que al diablo invitas
Cuando medroso estás?
Dios quitará tus cuitas
Si cantando vas.


















133. EN JESÚS, MI SALVADOR
1
Lejos de mi Padre Dios,
Por Jesús fui hallado;
Por su gracia y por su amor.
Sólo fui salvado.
CORO:
¡En Jesús, mi Señor,
Sea mi gloria eterna!
El me amó y me salvó,
En su gracia tierna.
2
En Jesús, mi Salvador,
Pongo mi confianza;
Toda mi necesidad
Suple en abundancia.
3
Cerca de mi buen Pastor
Vivo cada día;
Toda gracia en su Señor
Halla el alma mía.
4
¡Guárdame, Señor Jesús,
Para que no caiga!
Como un sarmiento en la vid,
Vida de ti traiga.




















134. ¡OH, BONDAD TAN INFINITA!
1
¡Oh bondad tan infinita
Hacia el mundo pecador!
Dios en Cristo revelando
Su eternal y santo amor.
CORO:
¡Es Jesús para mí
La esperanza de salud;
Sólo en Él hallaré
La divina plenitud!
2
Como el vasto firmamento,
Como el insondable mar
Es la gracia salvadora
Que Jesús al alma da.
3
Aunque fueren tus pecados
Rojos como el carmesí,
En el río del Calvario
Hay limpieza para ti.
























135. PRESENTIMOS DEL
MUNDO DICHOSO
1
Presentimos del mundo dichoso
Los placeres que Dios nos dará;
El país lo creemos hermoso,
Mas hallarnos allí ¿qué será?
CORO:
¿Qué será? ¿Qué será?
Mas hallarnos allí ¿qué será?
¿Qué será? ¿Qué será?
Mas hallarnos allí ¿qué será?
2
Esperamos el gozo, la gloria,
La grandeza sin fin que tendrá
El mortal que ganó la victoria,
Mas hallarnos allí ¿qué será?
3
Anhelamos el día esplendente
Que en el santo país brillará
Por Jesús el Cordero inocente,
Mas hallarnos allí ¿qué será?
4
Bien sabemos que llanto, ni duelo,
Ni pecados, ni males habrá
En la casa de Dios en el cielo,
Mas hallarnos allí ¿qué será?



















136. YO GUIARÉ
1
Yo guiaré al peregrino extraviado,
Bondadoso hasta el pie de la cruz;
Yo diré al corazón angustiado.
Hallarás tu consuelo en Jesús.
CORO:
Yo guiaré, yo guiaré,
Al sediento de vida y de luz;
Yo guiaré, yo guiaré,
Al perdido a los pies de Jesús.
2
Yo diré al que buscare la calma,
Que se llegue al amante Jesús;
Yo diré con placer a aquella alma.
¡Que te inunden sus ondas de luz!
3
Al que vague buscando una fuente
Do apagar de su sed el ardor;
Lo guiaré con amor diligente
A Jesús, la gran fuente de amor.
4
Al cansado que busque reposo,
Sin hallarlo en su duro penar,
Le diré que reciba al bondadoso:
«Ven a mí, yo te haré descansar.»




















137. BELLAS PALABRAS DE
VIDA
1
¡Oh, cantádmelas otra vez!
Bellas palabras de vida;
Hallo en ellas mi gozo y luz,
Bellas palabras de vida;
Sí, de luz y vida;
Son sostén y guía:
II¡Qué bellas son, qué bellas son!
bellas palabras de vida.II
2
Jesucristo a todos da
Bellas palabras de vida;
Hoy escúchalas, pecador,
Bellas palabras de vida;
Bondadoso te salva,
Y al cielo te llama:
II¡Qué bellas son, qué bellas son!
Bellas palabras de vida.II
3
Grato el cántico sonará,
Bellas palabras de vida;
Tus pecados perdonará,
Bellas palabras de vida;
Sí, de luz y vida,
Son sostén y guía:
II¡Qué bellas son, qué bellas son!
Bellas palabras de vida.II


















138. YO ESPERO LA MAÑANA
1
Yo espero la mañana
De aquel día sin igual,
De donde la dicha emana
Y do el gozo es eternal.
CORO:
Esperando, esperando
Otra vida sin dolor,
Do me den la bienvenida
De Jesús, mi Salvador.
2
Yo espero la victoria,
De la muerte al fin triunfar,
Recibir la eterna gloria
Y mis sienes coronar.
3
Yo espero ir al cielo
Donde reina eterno amor,
Peregrino soy, y anhelo
Las moradas del Señor.
4
Pronto espero unir mi canto
Al triunfante y celestial,
Y poder cambiar mi llanto
Por un canto angelical.




















139. ¡OH JÓVENES VENID!
1
¡Oh jóvenes, venid, su brillante pabellón
Cristo ha desplegado ante la nación;
A todos en sus filas os quiere recibir;
Y con Él a la pelea os hará salir!
CORO:
¡Vamos a Jesús, alistados sin temor;
Vamos a la lid, inflamados de valor!
Jóvenes, luchemos todos contra el mal,
En Jesús llevamos nuestro General.
2
¡Oh jóvenes, venid, el Caudillo Salvador
Quiere recibiros en su derredor;
Con Él a la batalla salid sin vacilar,
Vamos pronto, compañeros, vamos a luchar!
3
Las armas invencibles del Jefe guiador
Son el evangelio y su grande amor;
Con ellas revestidos y llenos de poder,
Compañeros, acudamos, vamos a vencer.
4
Los fieros enemigos, engendros de Satán,
Se hallan sostenidos por su capitán;
¡Oh jóvenes, vosotros poneos sin temor
A la diestra del Caudillo, nuestro Salvador!
5
Quien venga a la pelea, su voz escuchará;
Cristo la victoria le concederá;
¡Salgamos, compañeros, luchemos bien por Él,
Con Jesús conquistaremos inmortal laurel!
















140. NÍTIDO RAYO POR CRISTO
1
Nítido rayo por Cristo
Yo quiero siempre ser;
En todo quiero agradarle
Y hacerlo con placer.
CORO:
Un nítido rayo,
Nítido rayo por Cristo;
Un nítido rayo,
Nítido rayo seré.
2
A Cristo quiero llegarme
En mi temprana edad;
Por siempre quiero amarle
Y hacer su voluntad.
3
Nítido rayo en tinieblas
Deseo resplandecer;
Almas perdidas a Cristo
Anhelo conducir.
4
Una mansión en el cielo
Fue Cristo a preparar,
Que el niño tierno y amante
En ella pueda entrar.




















141. LA LUCHA SIGUE
1
Luchando estáis; aún suena la trompeta hoy
Llamando a los soldados a la lid;
A Jesucristo con valor decid: «Yo voy»;
Y Él os dirá: «¡Venid, oh sí, venid!»
CORO:
La lucha sigue, oh cristianos,
Y brazo a brazo lucharéis;
En Jesucristo seguid confiando
Y por la fe en Él venceréis;
La lucha sigue, oh cristianos,
Sed fieles y en Jesús confiad;
La lucha siempre seguid, hermanos,
Y la victoria esperad.
2
Luchando estáis, soldados del Señor Jesús,
Luchando estáis en contra de Satán;
Es Jesucristo nuestra fortaleza y luz,
Y Él también es nuestro Capitán.
3
Luchando estáis; confiados en Jesús marchad,
Haciendo huir al enemigo vil,
Y Jesucristo nuestro Jefe, amante y fiel,
Sostén será de todos en la lid.





















142. LA SANTA CENA
1
Santa Cena, para mí
Eres memorial aquí;
Tú me enseñas con verdad
El misterio de bondad;
Me recuerdas de la cruz,
Del Cordero, mi Jesús.
2
Tú elevas nuestro ser
Al angélico placer;
Tipificas con señal
La crucifixión pascual.
Comulguemos al tomar
De Jesús y su penar.
3
Participe el corazón
De tu conmemoración;
Nos recuerdas el partir
De Jesús y su venir;
Eres tú nuestra señal
De su pacto divinal.
4
Como sello del amor
Del divino Redentor,
Volveremos a tomar,
Y con Cristo disfrutar,
De la cena del Señor,
Prenda fiel del viador.


















143. DIOS BENDIGA LAS ALMAS
UNIDAS
1
Dios bendiga las almas unidas
Por los lazos de amor sacrosanto,
Y las guarde de todo quebranto
En el mundo de espinas erial.
Que el hogar que a formarse comienza,
Con la unión de estos dos corazones,
Goce siempre de mil bendiciones
Al amparo del Dios de Israel.
2
Que el Señor, con su dulce presencia,
Cariñoso estas bodas presida
Y conduzca por sendas de vida
A los que hoy se han jurado lealtad.
Les recuerde que nada en el mundo
Es eterno, que todo termina,
Y por tanto, con gracia divina,
Cifrar deben la dicha en su Dios.
3
Que los dos que al altar se aproximan
A jurarse su fe mutuamente,
Busquen siempre de Dios en la fuente
El secreto de dicha inmortal.
Y si acaso de duelo y tristeza
Se empañasen sus sendas un día,
En Jesús hallarán dulce guía
Que otra senda les muestre mejor.


















144. ALLÍ LA PUERTA FRANCA
ESTÁ
1
Allí la puerta franca está,
Su luz es refulgente;
La cruz sea vista más allá,
Señal de amor ferviente.
CORO:
¡Oh, cuánto me ama Dios a mí!
La puerta franca está por mí;
¿Por mí?; por mí.
Bien franca está por mi.
2
Y los que buscan salvación
La entrada libre tienen;
No hay pobre, rico ni nación
A cuantos a ella vienen.
3
Pasado el río, más allá,
En la feraz pradera,
El premio de la cruz está;
¡Eterna primavera!























145. A LA BATALLA Y A LA
VICTORIA
1
¡A la batalla y a la victoria!
Vamos con Dios nuestro Rey,
Que con su brazo fuerte y robusto
Siempre defiende su grey.
Pues sin temor avancemos
Entusiasmados por fe,
Mientras alegres cantemos
Gloria a Dios nuestro Rey.
CORO:
No es la victoria de los ligeros,
No de los fuertes la paz;
Mas de los fieles en Cristo
Es el eterno solaz.
2
¡A la batalla y a la victoria!
¿Quién será este buen Rey?
¿Cuáles las tropas que así lo siguen
En esta lucha de fe?
Es Jehová el Valiente
De los señores Señor,
Acompañado por todos
Los que aprecian su amor.
3
¡A la batalla y a la victoria!
Bajo tan buen General!
Derrotaremos, ya enseguida,
Todas las fuerzas del mal.
Reinos y tropas, aún mundos,
Todos al fin pasarán,
Mas los amados en Cristo
Vida eterna tendrán.














146. VENID TODOS A LA LID
1
Venid, ¡oh!, venid todos a la lid;
Marchad, sí, marchad tras el Señor;
Valor, sí, valor, firmes sin temor,
Vamos a vencer al tentador.
CORO:
¡Adelante!, ¡Oh soldados todos!
Estad firmes, todos con valor;
¡Adelante!, sí, gritando todos:
«¡La victoria es del Salvador!»
2
Firmes siempre estad, en Dios sólo fiad,
Su pendón alzad, hoy por la fe;
Vamos a vencer, no hay que temer.
¡Viva Jesuscristo nuestro Rey!
3
Por el Rey Jesús, huestes de la luz,
Alzad hoy la cruz, y venceréis;
Pelead con tesón en la oración,
Galardón de Dios recibiréis.
























147. HAY MUCHOS QUE VIVEN EN
DENSAS TINIEBLAS
1
Hay muchos que viven en densas tinieblas
Por falta del buen Salvador;
Mas hoy mensajeros proclaman sus glorias
Y brilla doquier su fulgor.
CORO:
El reino ya viene, decid la historia,
El reino del buen Redentor;
Y todo el globo cubierto de gloria
La paz gozará del Señor.
2
Avanzan veloces las huestes celestes,
Avanzan con fe y valor;
Conquistan do quiera en nombre de Cristo,
«Pro Cristo» es su gran clamor.
3
Con cantos y gritos y júbilo santo
A Cristo veremos allá;
Le coronaremos cual Rey Soberano,
Él siempre nos gobernará.























148. NO HAY MÁS QUE UNO
1
En el mundo no hay más que uno
Que puede las almas salvar;
Es Cristo que en el Calvario
Su vida en la cruz entregó.
Él es nuestra paz, nuestra vida;
La senda tan sólo es Él,
Que nos puede llevar a la gloria,
La patria feliz del mortal.
CORO:
En el mundo no hay más que uno
Que pue ........ de salvar,
Es Jesús, el camino glorioso,
El hijo amado de Dios.
2
Es Jesús el camino glorioso
Que lleva las almas a Dios,
Y el que seguirlo desea,
Paz, gozo y luz hallará.
La senda de vida es angosta,
Muy pocos la hallan aquí.
Mas feliz es aquel que la sigue,
Perdón, vida eterna tendrá.
3
En el mundo no hay más que uno
Que puede las vidas cambiar,
La sangre de Cristo bien puede
Las manchas del alma borrar.
La roca de siglos es Cristo,
El gran Fundamento es Él,
De la Iglesia Él es la Cabeza.
La fuente de toda verdad.















149. ¡GLORIA A MI JESÚS!
1
Por mí sufrió el Salvador,
¡Gloria, gloria a mi Jesús!
Load conmigo al Redentor.
¡Gloria, gloria a mi Jesús!
CORO:
¡Jesús, Jesús el Salvador!
Es dulce el nombre del Señor,
Él me rodea con santo amor,
¡Gloria, gloria a mi Jesús!
2
Con mis maldades Él cargó,
¡Gloria, gloria a mi Jesús!
Y en la cruz me rescató,
¡Gloria, gloria a mi Jesús!
3
Yo sé que perdonado estoy,
¡Gloria, gloria a mi Jesús!
Y con certeza al cielo voy,
¡Gloria, gloria a mi Jesús!
4
Y al concluir la lucha acá.
¡Gloria, gloria a mi Jesús!
A mejor patria iré a cantar,
¡Gloria, gloria a mi Jesús!




















150. CUANDO ESTEMOS EN
GLORIA
1
Cantad del amor de Cristo,
Ensalzad al Redentor;
Tributadle, santos todos,
Grande gloria y loor.
CORO:
Cuando estemos en gloria,
En presencia de nuestro Redentor,
¡A una voz la historia
Diremos del gran Vencedor!
2
La victoria es segura
A las huestes del Señor;
¡Oh, pelead con la mirada
Puesta en nuestro Protector!
3
El pendón alzad, cristianos,
De la cruz, y caminad,
De triunfo en triunfo
Siempre firmes avanzad.
4
Adelante en la lucha,
¡Oh soldados de la fe!
Nuestro el triunfo, ¡oh, escuchad!
Los clamores: ¡Viva el Rey!

2 comentarios:

  1. En el nombre de Jesús, si creemos, quedamos bendecidos!

    ResponderEliminar
  2. estos himnos bendicen ¡Bendiciones Hermanos!

    ResponderEliminar